Editorial

Cristina volvió ¿Salió airosa del “primer asalto”?

by @jotaposta

El regreso al escenario mediático de la ex presidenta Cristina Fernández implicaba a priori vastas expectativas tanto del lado de los militantes como del Gobierno.

Por parte de quien antaño fuera oficialismo, la reaparición de su máximo líder, en medio de un escenario de fragmentación y en momentos de debilidad del partido, significaba de un modo casi romántico el renacer de una esperanza que se vio flaqueada. La voz de mando de Cristina implicaba un faro de luz entre tanta nebulosa y fuego amigo abatiendo el “cuartel”. Los miles de auto convocados veían en esa aparición el respaldo anímico e ideológico que necesitaban para volver a creer en el partido que supo tener el control total del poder argentino durante doce años.

En la vereda de enfrente, la llegada de Cristina oficializaba comyumo el elemento necesario en función de (la que pareciera) una interminable puja para finalmente consolidar el poder. Luego de una serie de medidas económicas que sumaron el mal humor de quienes no comparten el modelo de país con los actuales gobernantes, e incluso de una parte del electorado autóctono, el “sentar” ante la justicia a la ex presidenta implicaba en cierta manera un gesto que sumaria positivismo a la Casa Rosada. El momento era oportuno para “apaciguar” las aguas alborotadas post tarifazo con la imagen de Cristina compadeciendo ante la Justicia.

Pero quiso el destino que días antes de la llegada a CABA de la ex mandataria, el mundo del periodismo se viera abordado por el ya famoso caso de los “Panamá Papers”. Éste fue un golpe al mentón que, si bien el gobierno habría sido alertado previamente a que sucumbiera el escándalo, no supo controlar. La reacción de Mauricio Macri fue levemente tardía. Ardía ya en sus manos la posible imputación por maniobras fraudulentas, en pleno uso de sus facultades de funcionario público, cuando apareció en escena ante la prensa e intentó poner un manto de transparencia al asunto. En tiempos donde los sucesos ocurren en fracción de segundos, para entonces ya habían pasados las desafortunadas explicaciones de la titular de la Oficina Anticorrupción y caía sobre sus espaldas la acusación del Fiscal Federico Delgado.Cristina-2-na

En este marco entonces llegaba pues Cristina Fernández. Puede entonces no gustar el proceder de la ex mandataria, su gestión de gobierno y su presente o futuro. Lo que es innegable es la “cintura política” que la secunda. Conocedora de que el plano jurídico no es aquel que mas la favorecía, logró llevar el eje del asunto al plano político. Es ahí donde se siente cómoda, donde sabe jugar y mejor se defiende. Como nadie quizás.

Fue así que, aprovechando el viento en contra que supuso la acusación del actual presidente, generó y acomodó el terreno para “hacer su juego”.
Centró su ¿improvisado? discurso, como antaño, en todos los lincamientos de los 12 años y medio de gestión del kirchnerismo y cuestionó varias de las medidas que tomó el gobierno de Cambiemos. Le negó todo valor jurídico a la imputación de asociación ilícita que le formulara el juez federal Claudio Bonadío, a quien además le endilgó cara a cara “incompetencia técnica” y “manifiesta aversión política” hacia ella, razón por la cual su defensa además lo recusó.

Incluso manifestó que es el mismo Gobierno Nacional quien está maniobrando en complicidad con el Poder Judicial para dejarla detenida.

De esta forma, opaco la contrapartida oficialista que intentaba su jugada al acercar en un acto en simultaneo al mismo Macri junto al ex aliado kirchnerista, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Ni los medios afines al “aluvión amarillo” parecieron ayudar. La cobertura en Comodoro Py se ganó todas las señales de noticias de cable y también de los canales de aire. Fueron unos pocos, los canales que interrumpieron brevemente el discurso de CFK para pasar el del actual mandatario.

Así entonces, antinomias y favoritismos al margen, en este primer “round” de una pelea que promete ser extensa y llena de incertidumbre, las “tarjetas” parecieron estar a favor de la líder del FPV. Cristina volvió y salió airosa de éste “primer asalto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s