Policiales

Analizamos desde la grafologia al único acusado del Caso Erica Soriano

By @jotaposta

El 20 de agosto de 2010  fue el último día que se supo algo del paradero de Érica Soriano (Entonces tenía 30 años y estaba embarazada de dos meses y medio). Regresaba junto, a su pareja, Daniel Lagostena al domicilio donde residían, en Lanús, luego de una visita al ginecólogo.

Según consta en el registro telefónico al que accedieron los investigadores, a las 22.13 la mujer recibió la llamada de una amiga, a la cual le transmitió los resultados de la consulta con el médico y el hartazgo al que, aparentemente, había llegado en la relación con su novio. A esa hora la pareja todavía no había llegado a la vivienda que compartían. Esta llamada telefónica fue el último contacto que se tuvo de la mujer con su entorno social.

A partir de su desaparición hasta el día de hoy la policía ha intentado en vano la búsqueda del cuerpo. El principal sospecho es su pareja, Lagostena. Éste hace unas semanas atrás volvió a ser detenido, ahora  acusado de los delitos de “homicidio y aborto en contexto de violencia de género”.

violencia-de-genero-2195920w620.jpg
Otros tiempos. Lagostena y Soriano juntos.

Lagostena ya había sido aprehendido en julio de 2012, pero en diciembre de ese año la Sala III de la Cámara de Apelación y Garantías de Lomas de Zamora le concedió la libertad al considerar que no habiéndose encontrado el cuerpo de la mujer -que estaba embarazada- no podía determinarse que Soriano estuviese muerta, que faltaban pruebas para determinar su fallecimiento o los medios utilizados para matarla, o la responsabilidad del acusado del hecho.

 

Desde la Cárcel, el acusado, escribió una carta manuscrita (foto) en la que criticó a la Justicia y a los medios de comunicación luego de haber quedado detenido por tercera vez en la causa, el 1 de mayo último, y aseguró que “jamás” van a encontrar pruebas.

El equipo de “Jota Posta” se puso en contacto con el Estudio de la Doctora Silvia Elena Vernengo Prack (Matricula 391  C.G.R.A) a los efectos de analizar técnicamente la misiva y poder conjeturar un perfil del autor de la misma.

A continuación repasaremos el informe de Vernengo Prack.

En principio, la profesional coincide en que “la letra imprenta es imitación de la maquina y  así tapa muchas de las cualidades que se aprecian en la manuscrita” no obstante en el análisis se pudo puntualizar rasgos particulares “No respeta los márgenes, ni  a quien va dirigida mostrando  falta de respeto a las normas”. Respecto a la inexistencia de las márgenes explica que “el izquierdo se aleja y acerca a la familia de origen  a conveniencia”  y “el margen derecho muestra su temeridad y va hacia el futuro sin ataduras”.

También es apreciable que en la mayoría de los renglones, sobre el centro, se manifiesta una caída en la dirección esto nos está “indicando inseguridad y depresión especialmente en el medio en los 7 primeros renglones”. En los siguientes la  caída se hace  mas a la izquierda y a medida que va argumentando la falta de pruebas “toma seguridad y vuelve a conservar la alineación pero en este caso se perciben sus  angustias”.

Vernego Prack destaca la aparición de lo que los grafólogos denominan “Chimeneas” y  son “distanciamientos en  las verticales. Esto marca la angustia que se percibe al escribir el texto” (Ver detalle).

Carta Informe.jpg
Lagostena. De puño y letra..

Otros de los detalles que subyacen es que “al mezclar mayúsculas con minúsculas y  algunas letras manuscritas que intercala como la m, está dejando expuesto su nerviosismo”.

La proporción de las letras es otro tema de análisis “no guarda proporciones y son ejecutadas en distintas formas, mostrando lo cambiante de su carácter de acuerdo al argumento que intenta esgrimir, cambia su formato  e inclinación  que puede ser  recta a la izquierda  o  a la derecha”

La profesional resalta que “en grafología no hay casualidades  sino causalidades” y a su vez nos hace ver que “la palabra familia fue tachada. Y la palabra verdad es ilegible”.

Otro de los términos que es poco legible es “cáncer”: “la letra “a” que  indica el yo sensible, esta cambiada por  la “e”, letra de enlace”, Vernengo Prack explica que “si nos preguntáramos que ordenó el lóbulo cerebral escribir, tal vez tengamos una respuesta”.

Se destaca también que “muchas letras las inicia en la zona baja, de necesidades materiales” además es perceptible que “no hay firma”.

Respecto a los números analiza que “son cuidados, mostrando interés y cuidado en lo económico”. 

Un detalle que la calígrafa advierte es que “la carta la inicia con una letra pequeña que va agrandando. Esto es un inicio de creer dar a su relato un argumento” pero a su vez se visualiza que “incurre en equivocaciones temerarias” como “en la palabra “cáncer” y  su argumento asegurando “Gracias a ello  jamás va  a  (ha) haber  ni una sola prueba del hecho cometido”; “Esa afirmación suena temeraria” define.

Incluso en el final también hay un todo un mensaje según la profesional “la ultima letra abierta, abajo, es de hipócritas y mentirosos” y agrega que “la “o” redonda muestra su terquedad”.

En un resumen final de la personalidad del autor de la carta, Vernengo Prack, explica que “Caracterológicamente lo definiría como una persona desatada de toda norma o regla. Demuestra  nerviosismo y dinamismo. No se somete a nada. Le gusta el movimiento constante. Es rápido en sus reflejos. No puede someterse a lo monótono y le gusta ocuparse a tareas variadas. Es impulsivo y apasionado. Tiene facilidad para hacer contactos. Tiende a grandes y variadas iniciativas donde su vanidad se vea estimulada. Vuelca siempre su acción en lo inmediato. No sabe esperar. Le gusta la ostentación y llamar la atención.  Es imaginativo y persuasivo. Sus apreciaciones se basan en sus variables sentimientos.  Tiene capacidad persuasiva y teatral. Sabe hacer fijar  la atención en él, incluso atraer con sus  historias y aventuras”.

Hasta acá entonces el análisis de la grafóloga Silvia Elena Vernengo Prack (Matricula 391  C.G.R.A) de la carta enviada a los medios por Daniel Lagostena, único acusado que tiene el caso de Erica Soriano.

Te mostramos, desde “Jota Posta” un punto de vista disímil al común. Otra óptica diferente ante un mismo hecho. Será tarea de la Justicia ahora, dar su veredicto y buscar la verdad sobre lo sucedió.

 

unnamed
Click en la imagen para ir directo al sitio

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s