entrevista

“Un fusil y una canción” la historia de la Cantanta Montonera. (Parte II)

by @jotaposta

Segunda entrega de la entrevista de “Jota Posta” a los periodistas Tamara Smerling y Ariel Zak, autores “Un fusil y una canción”, un libro que repasa la trayectoria de Huerque Mapu, el grupo folklórico que compuso “La Cantata Montonera”, el disco oficial de esa organización.

Mario Eduardo Firmenich forma parte de la historia y esta nombrado en el libro ¿Cómo llegan a su relato? ¿Fue directo o tuvieron que llegar de manera indirecta a él?

Foto Ico Godoy 2 con Ricardo Munich, Godoy, Tacún Lazarte, Lucio Navarro, Hebe Rosell y Juan Sosa en el casamiento de la hermana de Blanca Rébori
Ico Gooy con Ricardo Munic, Gody, Lazarte, Navarro, Rosell y Sosa juntos (Archivo Personal Godoy)

AZ: Firmenich fue uno de los pocos personajes que se negó a colaborar con el libro. De a cuerdo a las fuentes consultadas, no acostumbra a dar testimonios para estos proyectos. Es respetable su posición. Quizás sienta que muchas veces fue mal interpretado. Buena parte de su intervención en la historia surge de relatos de terceras personas e incluso está registrado en otras obras literarias.

TS: Yo creo que fue el único que se negó a colaborar con el libro. Sin embargo, hablamos y entrevistamos a otros dirigentes de Montoneros que tuvieron conocimiento de la realización del disco de la Cantata. La responsabilidad principal fue de Mario Firmenich y Roberto Quieto.

Sin dudas la vida del Grupo Musical cambio rotundamente luego del Disco. ¿Qué aspectos de ello relata el Libro?

AZ: Su vida siguió por el camino de ascenso en el que venían y sufrió un golpe rotundo a partir del exilio. Aquella obra marcó su destino. Pero los Huerque ya eran músicos con un profundo compromiso social. Es difícil calcular cuál hubiera sido su destino si no grababan la Cantata Montonera.

Desde su mirada, creen que  ¿Fueron conscientes de lo que implicaba hacer esa cantata? ¿Tenían la noción histórica de lo que implicaba ser la “voz” de Montoneros?

AZ: Eran conscientes del valor histórico y político de lo que estaban por hacer. Pero como tantos otros jóvenes no se esperaban lo que vino después.

TS: Yo creo que no tomaron dimensión de la violencia que se iba a desatar sobre ellos. Le ocurrió a muchos artistas: les ponían bombas en los teatros, a poco de comenzar la función, el disco de la Cantata quemaba para quien lo llevara bajo el brazo o lo tuviera en el tocadiscos de su casa, obviamente no circulaba por ninguna radio. Se empezó a hacer muy difícil trabajar de este modo y con esos riesgos para todos.

Fotos Ico Godoy (de anteojos junto a Alfredo Zitarrosa, Hebe Rosell, Naldo Labrín, en el restaurante El Toboso)
Ico Godoy (de anteojos) junto a Zitarrosa, Rosell y Labrin en el Restorante “El Toboso” (Del archivo personal de Godoy)

El “después” para Los Huerque (y otros tantos) fue el exilio ¿Cómo fue su vida entonces y el regreso al país?

AZ: El exilio fue duro para todos ellos. Algunos siguieron sufriendo persecuciones, como Lucio Navarro o Tacún Lazarte. Otros, como Hebe Rossell, lograron redirigir sus carreras artísticas. Con idas y vueltas, con retornos definitivos, el exilio musical nunca terminó.

TS: Fue muy difícil, todos con hijos pequeños, emigrando de un país a otro. Primero en España (aún durante la dictadura de Francisco Franco), donde también sufrieron persecuciones y hasta la cárcel que no habían vivido en la Argentina, después a París, Francia, donde el desarraigo y la frustración por el idioma fue muy fuerte, pero donde había recalado gran parte de exilio que provino de Chile, y en algunos casos a México, que los recibió realmente con los brazos abiertos como a muchos otros intelectuales y artistas de la Argentina. El regreso al país fue por etapas para algunos: Naldo Labrín en 1983, Tacún Lazarte y Lucio Navarro recién en 1985, Juan Sosa en el 2014 recién, y Hebe Rossell aún en México.

Nada logra ser igual sin dudas cuando suceden este tipo de acontecimientos. Ellos no fueron la excepción, el Grupo como tal ¿Llego a rejuntarse con la llegada de la Democracia?

Layout 1
Portada del Libro (Gentileza Ed. Planeta)

AZ: Tuvieron algunos reencuentros. El grupo se rearmó con reemplazos. Hebe Rossell nunca retornó de México.

TS: Tacún Lazarte volvió a la Argentina en 1985 pero retornó a España unos años después, donde permanece desde entonces. Si bien sigue muy vinculado con Azul, donde montó en la casa que era de su madre, en la provincia de Buenos Aires, un centro cultural para el fomento de los artistas y los músicos locales. En el caso de Naldo Labrín, en Neuquén, donde trabajó también durante todos estos años con otro de sus grupos emblemáticos: Sanampay.

Como cierre, nos gustaría que nos “regalen” alguna particularidad o anécdota que les dejo el hacer el Libro…

AZ: Durante la elaboración del libro logramos encontrar a quien fue el relator de la cantata en el Luna Park. Un hallazgo. Un hombre que no había revelado nunca esa historia.

TS: Hay muchas historias increíbles y muy emocionantes en este libro. Una de mis preferidas fue la forma en que se conocieron y se encontraron en el Luna Park , casi por casualidad, el 22 de agosto de 1972, el mismo día que ocurrió la masacre de Trelew. Ese fue un punto de inflexión creo que para todos los protagonistas de esta generación: la posibilidad de que la violencia podría rebasar todos los límites conocidos. La música tuvo que encontrar, entonces, un camino desde donde narrar también todo lo que ocurrió social, cultural, y políticamente en esos años. De ese compromiso, y ese amor, intentó hablar este libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s